Fecha actual Vie May 26, 2017 4:03 am

Envíe su e-mail para suscribirse

gratuitamente a nuestra revista:



ANTES QUE AMAR A DIOS

Cada persona tiene su propio modo de pensar para interpretar el mundo que le rodea y tratar de manejarse en él, del mejor modo posible. Generalmente, todos buscamos sentirnos bien con nosotros mismos y los demás y lograr las metas y objetivos que nos proponemos en nuestras vidas.

Moderadores: Panoramix, biomana

  
Avatar de Usuario
Francisco de Sales
Habitual
Habitual
Mensajes: 81
Registrado: Mar May 15, 2012 6:19 pm
Contactar:

ANTES QUE AMAR A DIOS

Mensajepor Francisco de Sales » Vie Mar 17, 2017 5:51 pm

ANTES QUE AMAR A DIOS
 
“Antes de servir a los Dioses, preocúpate de servir a los hombres que te rodean, de hacerlos nobles, valerosos, honrados, justos y virtuosos; y una vez realizado lo anterior, dedícate a los Dioses.” (Confucio)
 
En mi opinión, hay que atender antes a los hombres que a Dios. Y no porque los hombres sean más importantes, sino porque quien no es capaz de llegar a amar al hombre, al Ser Humano, difícilmente será capaz de amar a Dios. Será imposible.
 
El Ser Humano puede ser, y ha de ser, el campo de entrenamiento en el que aprender a desarrollar el amor y la capacidad de amar.
 
Se equivoca quien piensa que el hombre no es digno de ser amado –por sus innumerables errores y defectos- y que sólo Dios es merecedor del amor más sublime que se pueda llegar a expresar.
 
El humano está más necesitado de amor que Dios.
 
Y es más difícil amar al humano -porque hay que demostrárselo físicamente- que amar de un modo simbólico y etéreo –sin necesidad de demostración física- a un Dios un poco idealizado y ya de por sí pletórico de bondades y maravillas.
 
Amar al hombre puede ser una consecuencia de amar a Dios, pero tal vez es más noble llegar a amar a Dios después de haberlo hecho con los hombres y las mujeres, con los que nos rodean, con quienes pueden ser beneficiarios directos y notables de esta cualidad tan hermosa que poseemos que es el amor y el amar.
 
El amor, y el amar, no ha de ser algo intangible, no ha de ser algo poco más que teórico, no ha de ser solamente una explosión mística de sentimientos idealizados, no ha de ser solamente una sublimación impalpable sino que ha de ser una realidad tangible, lo demostrable, lo que tiene un receptor beneficiario directo.
 
Antes de servir a Dios, antes de ofrendarle todo el amor glorioso, conviene poner los pies en tierra y servir a sus hijos –que también son Él-, conviene demostrar ser capaz de hacer lo más difícil –amar a los humanos- porque ello mismo, sin más esfuerzo ni dedicación, sin diferenciarlo, es amar directamente a Dios.
 
Te dejo con tus reflexiones…
 
 

Volver a “Inteligencia Emocional, Desarrollo Personal, Vivir Plenamente”




¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Yahoo [Bot] y 1 invitado